Musa

 

1-¿Cuánto llevas en el Graffiti?

Empecé  en Barcelona a finales de 1989.

 

2-¿Qué te da el Graffiti para seguir tan activa y enganchada a él?

Básicamente depende de mí,  y me hace feliz.

 

3-¿Cómo fue el principio de Musa?

Pues los 90 los recuerdo como una época bastante convulsa. Empecé a pintar al lado de gente muy grande de esa época, y yo era muy torpe. Todo era muy emocionante, y tenías que mover el culo para ver las nuevas piezas de la gente. Recuerdo tener que discutir un poco con mis amigos y pareja para que me dejaran pintar en sitios “peligrosos” y que se preocupaban por mí (gracias) como unos padres, jaja.

 

4-¿Cómo ha cambiado el Graffiti desde que empezaste, hasta la fecha de hoy?

Externamente ha cambiado todo. La pintura, los lugares, los caps, los estilos, redes sociales etc.

Internamente no, se nota cuando alguien siente esa pasión por pintar. Eso no ha cambiado nada.

 

5-¿Tuviste alguna influencia en el Graffiti?

Claro, ¿quién no? Primero fueron los maestros de NYC, y después los de Berlín.

 

6-Perteneces a Black Magic y TFP donde está el mítico SENTO. ¿Qué nos puedes explicar de estas crews?

De la primera, que es un grupo de colegas que llevan pintando mucho tiempo, que tienen vidas a parte del graffiti pero que siguen siendo unos “enfermos”.

Del segundo, que estar en TFP es algo que ni en mis mejores sueños podía imaginar y me encanta. Son personas  con  un estilo impecable  y que forman parte de la  historia de graffiti.

 

7-¿Mantienes contacto con gente de tus inicios?

Sí, por supuesto. A veces no tanto como me gustaría pero sí.

 

8-Viviste de cerca el inicio de la tienda GAME OVER en gracia, ¿qué recuerdas de aquello?

Bueno, recuerdo que fue un proceso lógico, primero la revista y luego la tienda. Recuerdo las reuniones de escritores, por las tardes, después de las clases, o al salir de trabajo. Allí se enseñaban fotos, se compartían meriendas y se planeaban futuras misiones. Tenía mucho encanto.

 

9-Cerca de la tienda GAME OVER hicisteis con Moockie, Kapi, tú… un mural de Guerra de estilos muy completo con un tren y metro incluidos. ¿Qué recuerdas de ese muro?

Estuvimos planificando el muro, dónde irían cada cosa, cuánto tenían que ocupar. Los colores que íbamos a  usar. Todo bastante planificado. En esa época yo ya me sentía un poco más cómoda pintando. Ese parque era increíble para pintar, como si fuera nuestro.

 

10-Dada la dificultad que había antes con la pintura, ( Botes classic, Gama de colores ), ¿ con qué muro te quedas por trabajado y complicado de hacer?

Buff, a ver, pues la verdad es que quizá la memoria haya borrado lo malo pero no recuerdo ningún muro supusiera un infierno. Todos tienen cosas positivas. A mí de todas formas siempre me ha gustado pintar más piezas sueltas que muros trabajados. Es ahora que estoy “aprendiendo” lo bien que te lo puedes pasar de esa manera. Los muros más divertidos me los he hecho con Flai.

 

11-También has vivido de cerca el crecimiento de MONTANA COLORS, cómo has visto el día a día hasta los casi 22 años que lleva la marca?

Bueno, todo cambia. Montana Colors ha crecido hacia fuera exponencialmente pero internamente sigue siendo esa pequeña empresa familiar.

 

12-Participaste en la expo que se hizo en 1994 en el Poble español y hasta la fecha de hoy has participado en muchísimos más, tanto por España como en el extranjero. Con cuál te quedas de todos los que has participado?

Todas molan. Me gustan especialmente las que me permiten encontrarme con amigos o cuando se hacen en un lugar en el que nunca he estado, pero sin duda la mejor es Roskilde, en Dinamarca.

 

13-¿Echas de menos que se hagan más por aquí?

Este país tiene festivales, lo que pasa es que  no hay suficientes fondos para que crezcan y mejoren.

 

14-Organizabas la MasterClass en el MONTANA CAFÉ RESTAURANT, ¿cómo surgió esa idea?

Fue una idea nacida de la nostalgia. Las redes sociales son estupendas para estar en contacto con tu gente que vive lejos, pero nunca substituirán a las reuniones en carne y hueso. Antes solíamos quedar para dibujar en casa de algún colega, y pasar la tarde. Quise recuperar un poco ese espíritu.

 

15-¿Has pensado en volver a repetir esos días de tanta gente haciendo bocetos?

Sí, alguna vez, pero lo que pasó, entre otros motivos, es que las masterclass se crearon como un espacio espontáneo, de encuentro entre colegas de siempre y de nuevos para dibujar, hacer intercambio, y esa idea sigue siendo buena. No hace falta que se haga en un sitio en concreto, ni un día premeditado.

Si tiene que salir saldrá de nuevo 🙂

 

16-Hablando de bocetos, ¿cuánto sueles tardar  realizar alguno de los que haces tan completos de colores?

Mmm depende del tiempo que tenga. Me voy poniendo en mis ratos libres. Suelo desayunar y mientras lo hago empiezo a hacer las líneas. A veces me pongo por las noches y me tiro horas y horas. Suelo tardar entre dos y tres días.

 

17-Cuántos sueles realizar al día o semana?

Eso también depende, dibujar dibujo todos los días.

 

18-¿Alguna vez te han dicho “qué hace una chica como tu en el mundo del Graffiti”?

Eso exactamente no, pero aún a veces me escriben “no está mal para una chica” y es gracioso porque suelen ser chavales muy jóvenes y con muy poca experiencia. (lo que en origen era un toy).

 

19-¿Crees que hay pocas mujeres que hagan Graffiti?

Creo que hay muy pocas escritoras de graffiti, aunque cada vez hay más. Mujeres que pintan con spray hay bastantes, pero para mí no es lo mismo.

 

20-¿Qué opinas del Blog y que se realicen entrevistas a escritores de aquí y de allí?

Siempre es agradable leer qué piensa y de dónde viene cada escritor.

21-En todo este tiempo que llevas pintando, te tienen que haber pasado mil y una anécdotas, tanto buenas como no tanto. ¿Nos podrías explicar alguna?

Sí, hay muchas. Pero ésta es la primera que me ha venido a la cabeza…Hace muchos, muchos años, fuimos a ver como  pintaban unos amigos en Marina, en el muro de las vías que estaba a la altura  de la  calle, oculto por un muro de contención.

Estábamos unos cuantos sentados en el bordillo, hablando, mientras otros pintaban. Uno de los que no pintaba, cogió un bote, empezó a escalar el muro, y a meterse tags para que se vieran desde la calle. Era tarde noche, y ya había oscurecido, pero se intuía la sombra recortada contra el cielo. Los que estaban pintando se pusieron un poco tensos,  porque si la gente veía al colega firmando, avisarían a la policía y ellos no podrían acabar la pieza. Los que mirábamos seguíamos el espectáculo divertidos. Al menos, hasta que primero se asomaron  por encima del muro dos focos de luz y luego las cabezas de los agentes.

Nos hicieron salir uno por uno. Cuando estuvimos fuera nos dimos cuenta de que faltaban dos de nuestros amigos. Dentro no quedaba nadie. La policía se encargó de registrarnos y de requisar los botes, rotuladores etc… Nosotros sólo podíamos pensar en los que faltaban porque estaba claro que habían saltado desde el muro a las vías y el salto era bastante grande. Si habéis pasado por allí y habéis visto la altura, entenderéis que estuviésemos preocupados.

Para cuando la policía nos dejó ir (no nos pasó nada), volvimos al muro, pero era tan tarde que no se veía nada. Les llamamos, por si estaban abajo heridos, pero nada. No había respuesta. Nos fuimos a casa intranquilos.

Al día siguiente, nosotros aún preocupados, les vimos  aparecer a los dos como si nada. Nos contaron su versión: el salto agarrándose a la poca vegetación que había y como corrieron por las vías. Apenas tenían unos rasguños.

Ellos pensaban que nosotros habríamos acabado en comisaría.  Así que todos nos habíamos preocupado para nada.

Yo no llevaba mucho tiempo pintando y se me quedó grabado ese momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

UA-76512758-1